Ficción

Cartas a los años de nostalgia, de Kenzaburo Oé

Editorial Anagrama. 444 páginas. 1ª edición de 1987; ésta es de 1997. Traducción de Miguel Wandenbergh Ya conté, en la reseña anterior, que me apeteció volver en este 2022 con el japonés Kenzaburo Oé (Uchiko, 1935), del que leí cinco libros a finales de los años 90: La presa (1957), Una cuestión personal (1964), Cartas […]

El grito silencioso, de Kenzaburo Oé

Editorial Anagrama. 345 páginas. 1ª edición de 1967; ésta es de 2004. Traducción de Miguel Wandenbergh En 1994 ganó el premio Nobel de Literatura el japonés Kenzaburo Oé (Uchiko, 1935) y yo leí un libro suyo por primera vez en octubre de 1996, a la edad de veintidós años. Se trataba de La presa (1957). […]

La forja de un rebelde, de Arturo Barea

Editorial Cátedra. 1335 páginas. 1ª edición de 1938-1946; ésta es de 2020. Edición a cargo de Francisco Caudet Tenía pendiente, desde hace mucho tiempo, leer la trilogía de La forja de un rebelde de Arturo Barea (Badajoz, 1897 – Faringdon, Inglaterra, 1957), y más desde que en 2018 empecé a escribir una novela en la […]

La piel de los fantasmas: Juan Vico y la fábrica de espectros

Brilla, se extiende, y se muestra un instante un espectro de gracia y esplendor […]. Charles Baudelaire, Un fantasma No puede resultar casual que el nombre de la colección en que la editorial WunderKammer ha publicado esta breve y exquisita aproximación del poeta y novelista Juan Vico (Badalona, 1975) al fenómeno del cine sea Cahiers, […]

Poesía

Nosotros también queremos vivir

“Todo lo que sé de poesía lo aprendí de ese bosque” De “El bosque”, Xavi Rodríguez 1 Hay un recuerdo antiguo que “El ocio nocturno de los pájaros” me ha hecho recuperar. Es el de la primera película a la que sentí que me asomaba como adulto, la primera que fui a ver al cine […]

Bajo una luz confidencial

Levanto la mirada del libro y acepto la lenta digresión de las nubes, los colores que agita la superficie del lago. La sencillez está dispuesta a parecerse a este paisaje agreste, boscoso. A esta mañana de invierno y a esta casa que nos da la bienvenida y que alguien, un amigo querido, un gran artista, […]

Eureka, un ¿alejandrino? (o El mejor verso de la Historia)

Una de las costumbres con las que la simpar Ana Gorría —que lleva la métrica bajo la piel— nos alegra la vida en Twitter es la de avisarnos cada vez que se topa con determinadas formas métricas. Así, igual nos cita un alejandrino con el hashtag #divinoalejandrino que da cuenta de un endecasílabo al grito […]

Para decir amor sencillamente. Homenaje a Rafael Guillén

Mi padre se llamaba Rafael. Sus cenizas reposan acompañadas de los suyos en el pequeño, pulcro e íntimo cementerio de su pueblo, Castillo de Locubín, Jaén, a escasos 50 km. de Granada. Mi padre, uno de mis tíos y un primo hermano se llamaron o se llaman Rafael. Alto, sonoro y significativo, como el nombre […]

Horario de vuelta, de Carmela Cuello Gijón

«Describe lo que vayas descubriendo en conclusiones breves» –decía San Agustín en sus Soliloquios– «y no te inquietes por lo que pida una masa de lectores». Aquí tenemos un libro que le encantaría al de Hipona. Cumple las premisas: descubrimientos, descritos en las conclusiones breves y versos sueltos que conforman este poemario, como otras propuestas […]

Creación

Swammerdam, el Bunggi Peloso y la rana

Al diseccionar los órganos reproductivos de una abeja, Jan Swammerdam se dio cuenta de que el rey era en realidad una reina. El descubrimiento, como todo descubrimiento que se precie, dio sentido a lo que hasta el momento para la humanidad era un sinsentido. Varios siglos después de que los sabuesos de Hécate extrajeran sin contemplación […]

Como todo el mundo (hasta Vila-Matas)

Para Ana Villalobos Entonces fue: ni antes ni después, justo en ese preciso momento, cuando la parábola del cigarro que había tirado con displicente gesto comenzó a declinar, ya estaba previsto lo que vendría después: en mi cabeza retumbaba “tuve que quemar” de Sara Hebe. Algunos meses atrás, recordé, yo había ido preparando el terreno […]

«aDicción», un ensayo de Rodolfo Ruiz Vázquez

De largo, y hasta hace poco, la figura del coleccionista me inspiraba una curiosidad no del todo buena onda, e incluso lindante con la que el entomólogo profesa no a sus queridos bichos, sino a los animales racionales que se ocupan de fruslerías; curiosidad que, a su vez, me inspiraba el entomólogo. El tiempo malbaratado […]